¡Si vas hacer lo mismo que el resto, mejor NO LO HAGAS!

Pensar fuera de la caja ya no es suficiente, debes meterte en el papel del consumidor, toca la puerta, mira el celular, ve al cine, al supermercado, escucha su música, habla como ellos y al final de todo… Entenderás que lo que creeías creativo no era suficiente.